Lecturas

Loris Zanatta y la supresión del debate

El Populismo - Loris Zanatta


El planteamiento de posturas políticas en estas semanas plasma un problema característico del debate político.

En realidad, no.

Lo que nosotros llamamos «debate» no es estrictamente un «debate», sino un mero planteamiento de posturas, por cuanto nuestro espacio político prefiere tender al empate, en lugar de propender a un veredicto final sobre las posturas que se enfrentan. Esta lógica nos acerca más a la reducción de las posturas ideológicas a múltiples (?) puestos en una feria: usted puede probar el que mejor le plazca y usted elige por lo que cada postura anuncia. Como si la política fuera un roadshow. Y no: es debate. (De paso, ruego que lean este artículo que escribí en Paniko sobre el tema.)

 

¿Por qué nos pasa esto?

Loris Zanatta (italiano, profesor de la Universidad de Boloña, experto en temas latinoamericanos) propone en El Populismo, libro recientemente editado en español por Katz, la existencia de una inclinación prácticamente natural de los países latinos en ambos lados del Atlántico por un espacio político fértil para la existencia del populismo, del caudillo y del discurso refundacional.

¿Qué hace a los países latinos tan permeables al populismo? Según Zanatta, todo parte en los resabios católicos de nuestra cultura. «En la historia del catolicismo latino se destacan, en suma, dos elementos claves ya vislumbrados en el núcleo de los populismos: el imaginario orgánico, o sea una tradición basada en la uniformidad de la comunidad política, asegurada por la homogeneidad de la comunidad política, asegurada por la homogeneidad espiritual; y la perenne resistencia o reacción de esa comunidad a las corrientes extrañas que ella temía que la disgregasen» (Zanatta; 82). Lo anterior nos conduce a una suerte de inclinación natural hacia formas políticas que nos hagan participar de la ilusión de formar parte de un gran bando unitario.

Y, bueno, ¿en qué se parece a la realidad chilena un libro que habla sobre el populismo? Pues bien, para el italiano, los pueblos latinos se sienten más cómodos en un espacio público homogeneizante (ejem, el gen católico). Mientras en «el Occidente anglosajón el desarrollo de la democracia representativa ha permitido atenuar y canalizar el potencial destructivo del populismo favoreciendo procedimientos institucionales y códigos culturales dirigidos a transformar al enemigo en adversario, al Bien en algo excluido del régimen de monopolio y al conflicto social en un fenómeno fisiológico que se debe regular e institucionalizar, en el mundo latino esa transformación ha resultado y a veces todavía resulta más difícil y superficial» (Zanatta; 202).

Zanatta deja entrever que los países protestantes lograron su cohesión como estados nacionales a partir de la controversia en torno a la fe, Martín Lutero mediante. En cambio nosotros, pueblos herederos de una religión estrictamente codificada, no podemos vernos sino como participantes de un ente monolítico. Lo anterior abona el campo para estructuras corporativistas, mediante las cuales se promueve al más virtuoso y al más capacitado, dentro de las cualidades del hombre ideal delineadas por el espacio político correspondiente, pues «para el populismo, el pueblo será depositario de la soberanía solamente en una sociedad que recupere su unidad holística» (Zanatta; 31).

A diferencia de países con bases protestantes, en un país como Chile, no tenemos la costumbre de debatir la política, con lo cual se cae en el vicio de problematizar el debate y de acusar al otro de enemigo. Sentimos comodidad en la medida que exista un discurso común, que neutralice (o, derechamente, elimine) los elementos que lo subviertan, por cuanto «las divergencias de ideas terminan por convertirse en una expresión ilegítima de disenso, de inadaptación al mundo cultural, religioso, político y social de la mayoría del ‘pueblo’, entendida como todo el pueblo» (Zanatta; 113).

Entonces, el poder busca el control de las masas a través del surgimiento de un discurso unitario (tremenda novedad), al cual llama «su pueblo»: un pueblo basado en una abstracción de aspectos lindantes en la fe religiosa, desde el cual se prescriben márgenes dentro de los cuales podremos obtener la salvación, una salvación excluyente, so pena de caer en la seducción de proclamas «antipopulares» y sediciosas.

 

LA UNIDAD NACIONAL

Si bien Zanatta considera que la homogeneización sólo ocurre a través de una hegemonía amparada en un poder institucional oficial, esta estructura no pareciera ser diferente a los cantos de nuestro folclor que son interpretados por algunos de los partidos políticos que se disputan el poder oficial. ¿Por qué? Porque el discurso de «centro» o la búsqueda de la «unidad nacional» recurren a los mismos parámetros distorsionadores de la deliberación.

Permítanme proponer algo que no está en las palabras del autor, pero que puede llegar a concluirse por medio de la lectura de su obra: a partir de la vuelta a la democracia, en nuestro país, se ha tendido a alcanzar la convocatoria popular a través de una negociación que nos conduzca a un supuesto «justo medio» que nos garantice cohesión. Sin embargo, el «justo medio» no es más que un discurso homogeneizante. Factorizamos nuestra realidad y nuestro entorno, aplicando una fórmula que nos conduzca a un mínimo común: el «acuerdismo», modelo que nos expropia de la posibilidad de disputar mayorías derivadas de un debate, en vista de que en nuestro país las mayorías se aglomeran.

En consecuencia, (permítame, profesor Zanatta, seguir reinterpretándolo) el poder deja de tratarse de una búsqueda de mayorías, mirando la cara a la soberanía popular, y pasa a ser una aglomeración de mayorías, relativizando la soberanía popular.

Volvamos al patrón planteado por el italiano.

Primero, tenemos la tentación vocacional por la cohesión forzada, en nombre de la búsqueda por el objetivo común (entendida como nuestros discursos de «justo medio», el «consenso», el «centro», la «unidad nacional»).

Segundo, este objetivo común nos conduce a estructuras corporativistas desde las cuales se promueven equipos de tecnócratas que nos propondrán desde una autoproclamada neutralidad soluciones justas y razonables para nuestras políticas públicas: en rigor, se trata de personas afines o relacionadas a los fines de «El Ladrillo», provenientes de centros de pensamiento que abarcan (?) desde Libertad y Desarrollo hasta Cieplan.

Tercero, punto menos frecuente, como consecuencia del movimiento estudiantil de 2011, se estigmatiza y amenaza a los objetores de la neutralidad encarnada en las figuras del punto anterior, toda vez que se les considera «inadaptados».

 

LA REDENCIÓN

He ahí el daño colateral de la vocación por la unificación. Los objetores levantan una rebelión contra lo establecido previamente sobre los mismos parámetros de cohesión forzada y espíritu corporativista de sus propios contradictores. Quizá no busquen efectivamente el populismo, pero sí articulan un discurso mediante pretextos que les ayuden a erigir una verdad más verdadera que las demás. «El impulso redentor tiende a transformar los conflictos políticos en guerras religiosas, en un enfrentamiento entre la verdad absoluta y la palingenesia opuesta» (Zanatta; 199).

«El impulso redentor» lleva a estas organizaciones contrahegemónicas a anunciar con fervor eclesiástico que ellas sí son las portadoras de la verdad. La prédica de esta verdad se basa en la negación de un otro ajeno, sea el otro proveniente de la neutralidad del «acuerdismo» o el otro proveniente de expresiones contrahegemónicas que considere de menor nivel.

Cada agrupación objetora desdeña (o, por lo menos, desconfía) la democracia representativa y sus expresiones electorales, principalmente el Congreso Nacional y las formas como los políticos buscan llegar al Poder Legislativo. Cada agrupación preferiría una forma legislativa más cercana a su verdad, en la cual se excluya o minimice la deliberación de otras verdades, invocando la estatura moral de «sus» líderes, tal es el caso de los «líderes sociales» del imaginario de ciertos referentes de contrahegemonía de izquierda. A su vez, cada agrupación preferiría un gobierno corporativista en el cual los hombres más virtuosos que habitan en sus imaginarios determinen los quehaceres del país, en nombre del significante de «pueblo» al cual buscan reivindicar y salvar del emporcamiento.

La presencia de esta vocación por «la uniformidad de la comunidad política» limita el debate. Además, limita la posibilidad de convivir con un otro: si no nos gusta el otro, decidimos levantar un «nosotros» que niegue al otro. Retomando al autor (Zanatta; 29), vivimos el conflicto y las diferencias como si estas se tratasen de manifestaciones de debilidad.

Y no. Las diferencias son parte de nuestro espacio político. Estas diferencias se expresan en debates donde se enfrentan las posiciones y no simplemente plantear, como estamos habituados por temor al enfrentamiento. Además, ningún bando puede arrogarse el monopolio del Bien, pues dichos planteamientos inhabilitarán discrecionalmente a la contraparte por el solo hecho de expresar un disenso.

El debate debe ser restituido.


Loris Zanatta | El populismo | Katz Editores, Buenos Aires, Argentina, 2014. | 286 páginas, 11 x 17 cms.
Anuncios
Estándar

3 thoughts on “Loris Zanatta y la supresión del debate

  1. Pingback: Camilo Escalona: la vaguedad y el inmovilismo | Dicen Otros

  2. Pingback: Legisladores todoterreno | Dicen Otros

  3. Pingback: La oposición social | Dicen Otros

Dices tú

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s